Depresión y Menopausia


La menopausia es una etapa evolutiva en la vida de la mujer en la que tiene mayor probabilidad de sufrir un episodio depresivo. Éstos se suelen presentar en el climaterio y los estadios inmediatamente posteriores. Debido a los cambios hormonales, anímicos, de sueño, físicos y síntomas que afectan su vida sexual, suelen aparecer episodios leves o moderados de depresión en aproximadamente el 85% de las mujeres que atraviesan la menopausia.

En cuanto a los cambios hormonales, durante la menopausia cesa la producción de estrógenos. Esto hace que existan más posibilidades de padecer episodios depresivos. Lo mismo sucede al dar a luz (ya que durante el embarazo el nivel de estrógeno se mantiene alto y baja bruscamente en el momento del parto), por ello el alto índice de depresión postparto. Los malestares físicos y alteraciones del sueño y la vida sexual (sequedad vaginal, baja líbido, dolor durante el coito, etc.) favorecen también su aparición.

Además de los cambios físicos, existen también factores ambientales que pueden provocar la depresión en la mujer menopausica. Por ejemplo, aquellas mujeres que tienen importantes responsabilidades en el hogar como madres solteras, divorciadas, jefas de familia, con personas a su cargo o con puestos labores demandantes. Se observa menor índice de depresión en mujeres casadas, que mantienen buena relación (comparten intimidad y comunicación) con su pareja. En mujeres casadas pero con mala relación de pareja, la depresión prevalece.

Existen algunos tratamientos indicados para esta etapa pero debe ser evaluado por un profesional debido a los efectos secundarios que puede producir:

La THS o Terapia Hormonal Sustitutiva es un tratamiento que repone la carencia de hormonas (principalmente, estrógenos) y mejora los síntomas depresivos. Está contraindicado si la mujer tiene antecedentes personales de cáncer de mama, endometrio, hemorragias uterinas, enfermedades hepáticas activas, melanoma maligno y antecedentes de tromboflebitis o enfermedad tromboembólica. En casos de mujeres con HTA severa, Leiomionas uterinos, antecedentes de tromboflebitis superficial, hepatopatía crónica, trastornos convulsivos y tabaquismo, el médico debe evaluar cuidadosamente si se puede o no utilizar esta terapia.

Los Modulares Selectivos del Receptor de los Estrógenos (MSRE) son una clase de fármacos qua actúan en manera selectiva sobre los receptores de los estrógenos. Existe una variedad de este medicamento que es origen botánico y es más segura que otros tratamientos.
Los MSRE trabajan de agonistas sobre los receptores de los estrógenos en el cerebro aliviando así los calores y no teniendo efecto sobre otros órganos o funciones. Por esto, son seguros y eficaces.

Otro tratamiento farmacológico de utilidad lo forman los Inhibidores Selectivos de la Recaptación de la Serotonina (ISRS), que es un neurotransmisor implicado en diversos trastornos psiquiátricos.

Además del uso de medicamentos, el profesional puede indicar algún complemento alimenticio alternativo. Algunos preparados herbáceos poseen un efecto estrogénico en el cuerpo, por lo que pueden ser útiles. Sus efectos son moderados. Los complementos fitoestrogénicos incluyen los isoflavones de soja, trébol rojo, hierba sonajero y ñame.

Ante los primeros síntomas de menopausia, es conveniente consultar con el médico de cabecera para que éste evalúe la situación y pueda ayudar a sobrellevar el momento.

Actualizado: 01/07/2009

© | Sitio desarrollado por PostelNet.